Y esto qué es?

Buena pregunta... anda, pincha aquí y te explicamos de qué va este blog.

Feed de twitter

Nube de Tags

Sigue buscandoo...

Día 6 (cont.). El Onsen

Bueno, pues para relajarse después de llegar a Hakone y recorrer el Hotel, nada mejor que un bañito relajante en el Onsen (aguas termales japonesas, una especie de balenario).

Como decimos, los Onsen son unos balnearios que suelen estar en los hoteles tradicionales. Pueden ser de aguas termales como los de Hakone, o bien simplemente baños comunitarios como los de Kyoto.

Se caracterizan porque hay que seguir una serie de pasos o protocolo a la hora de utilizarlos... muy japonés, claro. Nosotros contamos con la ayuda de Hiroko a la hora de explicarnos la mecánica, pero los capítulos de ShinChan también ayudan bastante :-)

Para empezar se entra en bolas (o en escamas, si eres un pez). Así que hay 2: uno para chicas y otro para chicos. ¡Pero no vayas desnudo por el hotel, hombre!. Al cruzar la puerta hay una antesala tal como esta:



Aquí están las toallas y la zona donde vestirs, con espejos, cremas, potingues varios, secadores, peines... hasta máquinas de reflexología (eso de los puntos sensibles de los pies):



Entras, te despelotas, dejas tu ropa en un estante (sin cerrar nada a cal y canto, que esto es Japón), cojes una esponja/toalla y te metes para la zona de baños.

Allí te encuentras con unos cuantos más, en pelota picada y tan tranquilos (con lo pudorosos que parecen).

El proceso a seguir tiene tema:

  • Primero: Te sientas en la banqueta pequeña de pin-y-pon y te lavas bien con la ducha (ahora te das cuenta de por qué las duchas están colgadas tan bajo de la pared). Al baño hay que entrar limpio y sin ningún rastro de jabón, ya que el agua no se cambia.
  • Segundo: Te metes en el agua... con la toalla/esponja en la cabeza. Pues claro, ¿dónde pretendías dejarla? ¿en el suelo y que se escoñe alguno? Nada, nada. En la cabeza.
  • Tercero: Sales y te lavas bien lavao... ¿ah, pero eso no lo había hecho ya?. No. Te lavas la cabeza con su jabón, acondicionador, etc, etc. Te lavas los brazos, la espalda... los güitos... en fin, todo. Ayudándote con el cubo raro que está con la banqueta. Al final tienes que aclararte muy bien... recuerda, nada de jabón.
  • Cuarto: Y ahora ya te metes en el agua todo el tiempo que quieras.
¿Fácil no?... lo peor es identificar cuál es el bote de champú y cuál el bote de acondicionador :-)

La Japan Ryokan Association ha publicado una guía superchula de los ryokan para guiris, con su página dedicada a los Onsen:


La podéis encontrar aquí (es el PDF que te puedes descargar de la página).

Sigue nadandoooo