Y esto qué es?

Buena pregunta... anda, pincha aquí y te explicamos de qué va este blog.

Feed de twitter

Nube de Tags

Sigue buscandoo...

Restaurante Samurai

Después de una temporada con esta sección abandonada (que no el salir a probar sitios japoneses), volvemos a la carga. Esta vez le toca al restaurante "Samurai" de Madrid, situado en la Cuesta de Santo Domingo, 24 (calle prácticamente imposible de encontrar, pero que simplemente es uno de los laterales de la Plaza de Santo Domingo. Su web aquí.

Al principio no teníamos claro el ir allí, ya que las referencias por internet no eran muy claras... por desgracia y/o suerte, cada persona tiene un gusto, una manera de ver las cosas y unos baremos sobre los que medirlas. Así que no me suelo fiar de las opiniones (de igual forma que espero que nadie se fíe de las mías jejeje). Bueno, si hay 300.000 personas que dicen lo mismo... igual me lo cuestiono.

Total, que para mí lo importante era que no tuviese barquitos flotando, ni aires de megadiseño, ni fuese un chino reciclado, ni ninguno de los miles de sitios que se han acoplado a la moda de lo japonés, que como queda muy pijo es negocio seguro.

Por eso, al entrar por la puerta y ver esa decoración tan blanca y minimalista, con esos camareros tan uniformados y tan occidentales... me temí lo peor.

Y me equivoqué. El sitio tiene una comida bastante digna. De notable alto, para ser exactos.

En la carta pasé totalmente de rarezas de fusión y experimentos de nombres largos y exóticos.

Vamos con el menú de la noche:

Para comenzar, un tartar de atún. La verdad, muy correcto. Casi podría decir que mejor que el mío, pero por poco :-).

Después le dimos un voto de confianza al samurai roll, más que nada por llevar vieiras y semillas de cayena. Un sabor curioso y muy bueno que hizo que no nos arrepintiéramos de haberlo pedido. Vamos bien.

Continuamos con sashimi de toro y salmón. Un clásico para descartar restaurantes con pescado seco. Y ahí el Samurai se portó... el toro absolutamente exquisito, así como el salmón. Bien cortado, fresco y con una textura espectacular.

Para finalizar, unagi asado con arroz y salsa (vamos, anguila a la plancha)... y también muy buena. Muy muy buena, para ser justos.

Eso sí, la carta de vinos, inexistente. Casi mejor, diría yo. Que a mi lado había un grupo de guiris apretándose una bandeja de sushi variado enorme... con un buen vino tinto de crianza. Como si fuera un chuletón, vamos.

Bueno, no nos pongamos talibanes, que para ser justos hay que admitir que el tema del vino y la comida japonesa es peculiar. Al tener muchos sabores mezclados, es complicado elegir. Tened en cuenta que en Japón se come con té verde, agua, sake o cerveza, por lo que no hay demasiada bibliografía al respecto.

Normalmente se recomienda un blanco poco afrutado (evitar verdejos) y poco ácido (se pega con el dulce del arroz). Un cava es una buena opción y lo que yo suelo hacer.

Bueno, volviendo al "Samurai". Como dijimos al principio: notable alto.

En cuanto a la pasta, el precio final postre incluido no llegó a 45€ por persona. Ni poco ni mucho. Lo normal en Madrid como te descuides, vamos.

Sigue nadandoooo